Democracia en común frente al autoritarismo (22N a las 19:00, en c/ Almansa, 9)

En los últimos tiempos estamos asistiendo a una deriva autoritaria en el Estado español. Titiriteros, raperos, poetas, manifestantes, activistas por los derechos civiles, trabajadores en huelga… son sólo algunos ejemplos de esta represión que ya se estaba produciendo desde hace años, en un contexto de contestación social creciente frente al rescate bancario, el rescate de las autopistas de peaje, desahucios, los recortes sociales que se han aplicado contra la clase trabajadora, etc.
El Gobierno, apuntalado por las fuerzas que sustentan el régimen del 78 al servicio de los grandes intereses económicos (PP, PSOE, C’s, Monarquía, …) están utilizando los resortes del Estado como la fiscalía y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, para convertir cualquier tipo de actividad política disidente en un acto presuntamente delictivo. Cuentan para ello con el control de unos medios de comunicación públicos y privados y determinados tribunales donde no existe separación de poderes. El Gobierno ha respondido a las aspiraciones democráticas del pueblo de Catalunya dando una nueva vuelta de tuerca a la represión, acabando con el autogobierno catalán, encarcelando a líderes sociales y políticos y disolviendo un parlamento elegido en las urnas.

Ante esta situación, madrileñ@s de diferentes sensibilidades políticas, consideramos que lo primero es construir un discurso alternativo desde abajo, y para ello os invitamos a una charla-coloquio el 22 de noviembre a las 19:00, en el Centro Sociocultural José Espronceda (c/ Almansa, 9), donde asistirán los siguientes ponentes:

  • Vanessa Angustia, senadora de En Marea (confluencia gallega de Anova, Esquerda Unida y Podemos).
  • Maria Rovira, concejala de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona.
  • Concha Torralba, militante de Podemos Chamberí y activista por la III República y la Memoria Democrática.
  • Portavoz de Distrito 14, colectivo en la lucha por la vivienda y por los derechos sociales en los barrios de Madrid.

¡Nos quieren dividid@s, nos tendrán en común!

unnamed

Anuncios

Manifiesto “Los premios de la vergUEnza”

Compañeras y compañeros, como cada año, tenemos en el otoño la entrega de los Premios Princesa. Un evento que nos causa repulsa, porque desde una Fundación caduca y corrupta se busca dar prestigio y lavar la imagen a otra institución más caduca y corrupta aún, la monarquía. Cada año tenemos en Oviedo el desfile del capital, de los que explotan y machacan a la clase trabajadora. Cerca, pero a una distancia prudente, está el pueblo vasallo que aplaude, y cada vez más apartados, y en un espacio más reducido, el pueblo luchador que protesta. Y cada año se da el debate sobre la conveniencia o no de la protesta, el supuesto prestigio que da la talla de las personas premiadas….

Estos premios han sido siempre objeto de polémica, pero este año se hace especialmente necesaria la contestación social ante la entrega del premio a la Concordia a la UE. Una UE que está permitiendo y promoviendo un genocidio a sus puertas.

En el patronato de la Fundación Princesa están las grandes fortunas de este país, algunos de los más directos responsables de la crisis económica, los desahucios de familias, la estafa eléctrica, los recortes de servicios públicos y la deslocalización de industrias españolas. El empresario Villar-Mir, imputado por el caso Lezo y cuyos sobornos al PP están recogidos en los llamados Papeles de Bárcenas, Sol Daurella, dueña de la embotelladora de Coca-Cola, que cerró su planta en Asturies pese a tener beneficios, Fernando Masaveu, evasor fiscal que figura en la lista Falciani, y un largo etcétera de integrantes de la oligarquía que hacen de esta institución la Corte del IBEX 35.

El análisis de las medidas tomadas por la UE para con las víctimas de las guerras, la miseria provocada en la mayoría de los casos por las políticas del FMI, etc,  exige la retirada y el total rechazo al Premio Princesa de Asturias de la Concordia a la UE. Este premio, se concede a quienes desarrollen una labor que “contribuya, de manera extraordinaria y a nivel internacional, a la defensa y generalización de los derechos humanos, al fomento y protección de la paz, de la libertad, de la solidaridad, del patrimonio mundial y, en general, al progreso de la humanidad”.

Pero esta es la realidad:

  • 65 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, huyendo de sus países en guerra, ante una Europa que no resuelve sino que favorece dichos conflictos  fabricando y vendiendo armas.
  • El Mar Mediterráneo y las fronteras europeas son fosas comunes donde miles de personas pierden sus vidas por culpa de los gobiernos europeos que les niegan sus derechos impidiendoles entrar por las fronteras, incumpliendo la legislación internacional.
  • Violentas acciones policiales y militares contra las personas que piden refugio en las fronteras.
  • Desaparición de al menos 10.000 menores en territorio europeo a manos de las redes de trata o las violencias basadas en el género a mujeres y niñas.
  • Más de 72.000 personas permanecen atrapadas debido al cierre de fronteras con vallas de alambrado y la  lentitud por parte de los gobiernos para cumplir con las obligaciones de dar asilo y refugio a los que tienen derecho a él.

Está claro que premiar a la UE es premiar al verdugo.  Hay razones suficientes para calificar como una absoluta vergüenza la concesión del premio de la Concordia a la Unión Europea. Resulta indignante e insultante que se haga esta distinción a la institución que incumple con sus obligaciones según la legislación internacional, que le niega sus derechos a gente que huye de la muerte y la guerra.

Nuestro rechazo a una UE que utiliza la Ayuda Oficial para el Desarrollo como medio para imponer  políticas de control de fronteras y como instrumento de chantaje a los  países de origen.

De los millones de personas  refugiadas de guerras, miseria inducida, cambio climático, persecución por ideas u opciones sexuales, que huyeron para salvar sus vidas, los Gobiernos miembros de la UE hace dos años acordaron, que sólo dejarían entrar a 160.000. Tampoco lo han cumplido, España sólo ha dejado pasar a 1.980 personas.

Esta es la Concordia de la UE a la que premia una Fundación dirigida por la oligarquía y representada públicamente por un Rey que negocia con los culpables de la miseria, el terrorismo y la deshumanización.

Nos parece que es una provocación hacer esta distinción a la institución que pone alambradas y cierra fronteras, a la que impone reformas laborales, recortes de servicios públicos y asfixia a los pueblos para pagar la deuda. Por eso este año la voz del pueblo tiene que sonar más fuerte que nunca, todas y todos tenemos que manifestar nuestro rechazo y repulsa a este premio. Nuestro rechazo a una UE que lejos de fomentar la solidaridad de los pueblos, ha creado una Europa desigual, insolidaria y cruel con los pueblos y generosa y sumisa con el capital.

La vergUEnza no merece un premio.

Frente a su vergUEnza, nuestra solidaridad!

 

ADHESIONES

Si tú colectivo aún no se ha sumado estáis a tiempo, Formulario de apoyo y adhesión al manifiesto:  https://goo.gl/forms/50SN7yO2xvre5uWz2
Si tu apoyo al manifiesto es personal, este es el formulario de adhesión:  https://goo.gl/cSjS8f

actosRRSS

cartel20oct